7 motivos por los que nos pone un hombre con traje
Prueba pies de foto

Las 9 peores excusas que utilizamos para no tener sexo

Del clásico ‘me duele la cabeza’ al increíble ‘no tengo tiempo’. ¿Quién no ha utilizado alguna vez una de estas frases para dar largas a la pareja en la cama?

Las 9 peores excusas que utilizamos para no tener sexo
Compártelo:
Puntuación: 0 en 0 votaciones
-
Maria Sánchez

Imaginación no nos falta para dejar con la palabra –o las intenciones– en la boca a nuestr@ chic@. Echad un vistazo a estas 9 excusas –algunas ya archiconocidas y utilizadas, otras de lo más inverosímiles– que quién más y quien menos ha utilizado en alguna ocasión para decir que ‘no’ a una proposición indecente…

1. “Me duele la cabeza

El clásico de los clásicos. Esas jaquecas que aparecen de repente y se van tan rápido y silenciosamente como llegaron. Nos llevamos la mano a la cabeza, ponemos cara de pena y dolor y… pasamos página.

2. “Los niños nos pueden oír

Quienes tienen retoños también sabrán de lo que hablamos. Comienzan los preliminares, besos, caricias, una mano que se adelanta camino abajo y… ‘Cariño, Pepita y Juanito están aún despiertos, ¡podrían escucharnos!’ OK. Entendido. Hoy ha tocado la pegatina del ‘sigue buscando’.

3. “Estás demasiado borrach@

Suele ser de la que lanzamos o nos lanzan cuando hemos salido con unos amigos a tomar unas copas o bien si él/ella se ha ido con su grupo de amig@s a celebrar algo. Hora de ir a dormir pero con la cabeza puesta en todo menos en contar ovejitas. ¿Qué respuesta recibimos ante estas intenciones de intimar? “Nene/a, creo que has bebido demasiado…” Punto en boca y a darse la vuelta en nuestro lado de la cama.

4. “Creo que tengo algo de fiebre

Para darle una vuelta a la excusa de las excusas (la 1), si le echamos la culpa a un resfriado que no sabemos por donde ha llegado tal vez resultemos más creíbles. Solo hay que poner cara de febriles, hacer como si sintiéramos temblores y listo. ¿Cómo pillar al/ a la mentiros@ si somos los que contemplamos la escenita? “Vaya, pobre mí@. Vamos a ponerte el termómetro y si estás enferma bajo a la farmacia a por algún medicamento”. Se pilla antes a un mentiroso que a un cojo… ¡No lo olvidemos nunca!

5. “Tengo la regla

“Pero amor, si la tuviste hace apenas dos semanas”. “Ya, es que creo que tengo algún tipo de desarreglo hormonal…” Ahí lo llevas, sin gasas ni paños húmedos, y te lo crees o no te lo crees pero nada debes –deberíamos– decir. Tal vez otra semana haya más suerte, no hay que desesperar.

6. “Mañana hay que madrugar mucho

Sea la hora que sea, para determinadas personas siempre es tarde para darse un rato de disfrute. Tener que trabajar al día siguiente y el odioso despertador –¿se le puede coger más manía? Sí, es posible– son excusas perfectas para decir suavemente que no, que no me/le tocas ni un pelo.

7. “No tengo tiempo

El día tiene 24 horas y siete días la semana PERO no terminamos de encontrar hueco para disfrutar del momento tú y yo. En serio, ¿no tienes tiempo? ¿no tengo tiempo?

8. “No me he duchado

Vaya, ¿cuántos días llevas sin que te roce el agua? ¿tan mal hueles? ¿eres alérgic@ al H2O y no me había dado cuenta? Anda, anda. A otr@ con ese rollo.

9. “Mejor mañana

A esta habría que darle el premio por rápida y mortal. Directa al grano y sin dejar opción para la respuesta.

Go Shopping

}); });