5 excusas para saltarte la dieta en Navidad
5 posturas sexuales más peligrosas

10 cosas que nunca confesarás que has hecho en la cama

En el sexo, como en el amor y en la guerra, ¿todo vale? Siempre que ambas partes acepten el juego, sí, claro que sí. Otra cosa muy distinta es que te atrevas a contarlo a tus amig@s...

10 cosas que nunca confesarás que has hecho en la cama
10 cosas que nunca confesarás que has hecho en la cama (Istock)
Compártelo:
Puntuación: 3 en 1 votaciones
-
Maria Sánchez

Si algo aprende una con los años es a no decir ‘nunca’ jamás. Probablemente las palabras que más veces tenemos que tragarnos a lo largo de nuestra vida es eso de ‘yo nunca…’, ¿o estoy diciendo alguna mentira? Esto podemos aplicarlo perfectamente a temas amorosos. De repente, estamos con nuestr@ chic@ pasando un buen rato, nos propone algo nuevo en la cama y aceptamos la propuesta. Es algo que jamás habríamos imaginado hacer pero ahí que te ves tú, dándolo todo y protagonizando una escena sexual que probablemente JAMÁS compartas con nadie. Momentos tan ¿eróticos? como estos…

1. Tragarte el semen

Ay, compañer@s, si es que donde dije digo, digo Diego, ¿o no? El sexo oral es ya algo más que aceptado, común y probablemente una de las prácticas más frecuentes. Sin embargo, eso de que el muchacho consiga ese final feliz en nuestra boca no suele ser plato que a todo el mundo apetezca. Y en caso de que seas de l@s que de verdad pueden decir eso de ‘lechita rica y a dormir’ probablemente no se atrevan a contarlo a sus íntimos. ¿Por qué? ¿Qué tiene de malo? Si a ambos os apetece no hay nada que censurar en esto.

2. Sexo anal 

Sigue siendo un tema tabú entre muchas personas, que no terminan de llevar bien eso de la penetración por el ano. Y quienes sí lo han intentado y lo disfrutan, teniéndola como postura en su Kamasutra personal, no lo cuentan para evitar preguntas del tipo “¿y no te da asco?” “¿realmente te gusta o lo haces por él?” “¿duele?”. Como todo en la vida, pues depende, pero siempre defenderé el que hay que probar todo (lo que nos apetezca) en la vida y dejar a un lado los prejuicios.

El sexo anal sigue siendo un tema tabú entre muchas personas (Istock) El sexo anal sigue siendo un tema tabú entre muchas personas (Istock)

3. Decir ‘guarradas’ que ya quisiera Nacho Vidal para sus películas 

Nada de ‘dámelo todo’, ‘esto es solo para mí’, ‘jamás vi nada tan grande’ y cosas por el estilo. Hablamos de frases más propias de cine X (y habría que añadir otras X’s por el alto voltaje del temita) que nos reservamos escribir aquí, ¡no vaya a ser que clasifiquen el post como no apto para menores de 21 años!

4. Entre látigos, esposas y azotes anda el juego 

Parece ser que ’50 sombras de Grey’ abrió las puertas a la imaginación y muchas mujeres decidieron probar con estos juegos ‘hardcore’. Cada pareja pone sus límites y normalmente el primero de los acuerdos es el mantener en secreto –‘entre tú y yo, cariño’– eso de encadenarte a la cama, darte en el culo por haberte portado mal y seguir la faena con un juego de velas, cera caliente y algún utensilio más que Anastasia Steele también se atrevió a probar.

5. Masturbarte con tu ‘ciber-rollo’ 

Has conocido a alguien por Internet, empezáis a haceros amigos, después empezáis a intimar y te ves, de repente, un martes por la noche cualquiera en la cama, sola, delante del ordenador y con skype encendido dándote placer al ritmo que marca tu amante. Él, o ella, al otro lado de la pantalla hace lo propio y juntos pasáis un muy buen momento. ¿Qué tiene de vergonzoso ese placer? ¡Nada! Lo que sucede es que aún no terminamos de entender –algunos, ¿eh?– que en el sexo, como ya señalábamos al comienzo, todo está permitido si ambas partes aceptan las ‘normas’.

Masturbarte con tu ‘ciber-rollo’  (Istock) Masturbarte con tu ‘ciber-rollo’  (Istock)

6. Fantasías eróticas y disfraces 

Los más famosos son los de enfermera, bombero o policía, pero hay muchas otras formas de vestirse para después desvestirse en la cama, ¡a cuál más pintoresca! Seguro que a más de una ya le han pedido que sea su Khaleesi particular y a alguno que aparezca con las mallas de Superman o Batman. Y eso es lo menos, seguro, porque será por disfraces y filias: Princesas Disney, romanos, carteros… Claro que ahora ve y lo cuentas si eres capaz. Solo de imaginar las caras de tus amig@s prefieres ahorrarte la conversación.

7. Bautizar su pene/ vagina 

Kate Hudson protagonizaba una divertidísima escena con Mathew McConaughey en ‘Cómo perder a un chico en 10 días’, llamando ‘Krull el guerrero’ a su aparato genital. ¿Y vosotr@s? ¿Tenéis un nombre especial para llamar a vuestro pene o vagina? ¿O alguna vez habéis bautizado al de vuestra pareja? ‘Pitón’, ‘carnívora’, ‘Wendy’, ‘Anaconda’, ‘Florecilla’, ‘manguera’… Ay, esto sí que es solo para ti y para él/ella.

8. Pensar en otr@ 

Sabes que no está bien pero no puedes evitarlo. Estás teniendo relaciones con alguien pero tu mente imagina que es otra persona la que te hace gemir. ¿A quién no le ha pasado alguna vez en la vida? Ah, claro, a nadie… Secretito, secretito.

Estás teniendo relaciones con alguien pero tu mente imagina que es otra persona (Istock) Estás teniendo relaciones con alguien pero tu mente imagina que es otra persona (Istock)

9. Prácticas un tanto escatológicas 

El bukake (practicar sexo en grupo y terminar la sesión con un grupo de hombres que se turnan para eyacular sobre una persona), la lluvia dorada (orinar sobre tu pareja) o la coprofagia (coprofilia, ingestión voluntaria de las heces) obtienen el X total en este listado de cosas que jamás confesarás que has hecho en la cama. Lo más de lo más… ¿O no? ¿O sí?

10. No utilizar preservativo con un desconocido

No quieres contarlo… Y NO DEBERÍAS HACERLO. El embarazo es lo menos ‘malo’ que puede sucederte. Hay muchísimas enfermedades de transmisión sexual de las que solo te puedes proteger con condón. Si no eres capaz de decírselo a nadie, hay que incidir en que jamás, NUNCA, deberías tener relaciones sexuales sin protección.

Go Shopping

}); });