10 matrimonios famosos que empezaron con un adulterio
3,2,1 ¡Empieza la fashion week Madrid!

9 signos que indican que tu relación está rota

Es complicado asumir y darte cuenta de que el amor se ha terminado. Hay una serie de señales inequívocas que harán ver que esto llega a su fin...

9 signos que indican que tu relación está rota
pareja que tiene una relación rota destacada
Compártelo:
Puntuación: 5 en 1 votaciones
-
Maria Sánchez

(Casi) Todo lo que empieza tiene un final. En el caso del amor es relativamente sencillo darse cuenta, la verdad, y hay signos inequívocos que te van marcando el camino hacia el ‘se acabó lo nuestro’. Es cierto que es complicado tomar la decisión de romper con tu pareja pero lo cierto es que, una vez te das cuenta de que te has desenamorado, cuanto antes mejor. Por ti, por él o ella, porque ambos tenéis derecho a ser felices y volver a sentir las cosquillas en el estómago…

Pero bueno, para no irnos por las ramas, os dejamos así, en frío y de manera contundente, nueve signos que indican que tu relación está rota.

1. No te apetece hacer el amor con la pareja. Cada vez rehuyes más el contacto físico con tu chico o tu chica. Te inventas mil excusas, siempre estás cansada y en ocasiones te cuesta recordar cuál fue la última vez que tuvisteis un ratito placentero en la cama…

excusas hacer el amor

2. No haces planes con él. Tienes muchas prioridades antes que pasar el domingo con tu novi@, ya sea ir a ayudar a una amiga a hacer la mudanza, pasar la jornada de canguro con tus sobrinos o por supuesto un día de chicas que dices que tanto te hace falta –aunque cada vez las veas más a menudo, ¡ojo al dato!-. Lo peor podríamos añadir es que a largo plazo tampoco te ves a su lado, nada de boda, hijos, ni siquiera ir de viaje. Esto es especialmente esclarecedor.

3. Nada de beso de buenas noches… ni de buenos días. Puede parecer un gesto insignificante pero esa costumbre tan saludable y deliciosa de besar a la persona con quien duermes cada mañana muestra mucho de lo que hay entre ambos. Estudios y encuestas señalan que algo tan sencillo como un beso de buenas noches fortalece vínculos entre las personas.

4. Cada vez más peleas (la mayoría sin motivo importante). Saltáis por todo, tanto uno como otro. Es raro que una semana no haya alguna que otra discusión, por motivos con más o menos importancia pero al final estalláis el uno con el otro. Esto os dura días sin hablaros y apenas miramos. En esos momentos llegas a sentir alivio por tener excusa para no dirigirle la palabra.

Peleas de pareja

5. Quedas con tus amigas más que antes. Ya lo señalábamos en el punto 2, antes os veíais una vez al mes a lo sumo y ahora si no habéis quedado para tomar un café es que os apetece ir al cine o a echar el día de playa. Por supuesto, empieza a aparecer esas ‘noches de chicas’ en las que salís de marcha, algo que hay quien no ‘practica’ desde la adolescencia.

6. No te importa si viene o va. Cuando planificas las tardes o los fines, a veces hasta algún puente o vacaciones, le comentas lo que has pensado y le preguntas si va a venir sin realmente importante si se une o no a la propuesta. No te importa si viene o va. Cuando llega tarde ya no te alarmas y te planteas porqué se habrá retrasado, ni te preocupa saber por donde anda.

7. Todos los pequeños defectos que antes te resultaban encantadores ahora no los soportas. Lo ves muy desordenado, no te gusta cómo viste, su corte de pelo, te enfada lo mucho que habla y se entretiene con cada persona con la que se topa y los chistes y gracias que antes te hacían reír ahora te resultan ridículos. Sí, está pasando… El amor se está alejando…

no tienes ganas de hablar

8. No le cuentas nada de tu día a día ni te interesa que él te cuente. Las noches suelen ser el momento en el que nos encontramos con nuestra pareja, mientras cenamos y vemos la tele un rato. Es cuando compartes qué tal te fue la jornada y le preguntas cómo transcurrió la suya. Ya no hay nada de eso, realmente no te importa nada de nada y no haces por disimularlo.

9. Te imaginas sola y cada vez piensas más que esto llega a su fin… Antes te costaba imaginar una vida sin él a tu lado, pero ahora lo ves cada vez más cerca y factible. Ya no te asusta y piensas en el universo de posibilidades que se abren ante ti. Cuando empiezas a pensar una y otra vez qué podrías hacer si estuvieras soltera nuevamente es que ha llegado el momento de hablar el tema.

Go Shopping

}); });