5 ideas de maquillaje para navidad
3,2,1 ¡Empieza la fashion week Madrid!

Cenas de Navidad: ¿Cómo sobrevivir a ellas?

Evitar sentarte al lado del jefe, no tener que aguantar las charlas infinitas de tu suegra, ojo con desmadrarte con las copas... ¡Mini manual para que tus cenas navideñas no acaben en catástrofe!

Cenas de Navidad: ¿Cómo sobrevivir a ellas?
Cenas de Navidad(Istock)
Compártelo:
Puntuación: 0 en 0 votaciones
-
Maria Sánchez

Ya están aquí, ya se acercan… ¿Contentos? ¿Expectantes? En apenas unas semanas empezarán a sucederse los encuentros navideños, esas cenas de Navidad en las que te encuentras con personas a las que ves de año en año –justo para este tipo de eventos– o en las que tienes que compartir mesa con algún compañero de trabajo que no te simpatiza o con el que ha habido algo más que palabras… Bueno, pues que no cunda el pánico que hemos preparado unos consejos para que sobreviváis a estas citas a las que, nos guste más o menos, terminamos acudiendo.

Echémosle humor al tema y a ir poniéndonos guapos que ya ha empezado la cuenta atrás.

1. Ante todo actitud positiva 

Nos toque comer con quien nos toque, vamos a quitarle hierro al asunto, ¿eh? No es más que una cena en la que seguro habrá gente con la que sentiremos cierta afinidad, ¡ni que fuéramos a la guerra! Así que cambia el gesto y disfruta que la actitud con la que afrontas las cosas es fundamental para disfrutar más o menos de ellas.

2. ¿Qué me pongo?

Fundamental, los outfits para semejantes encuentros. Ante todo piensa el tono del evento, si es más formal –cuando vas con compañeros de trabajo, por ejemplo, o con la familia de tu pareja– o más desenfadado y en confianza –con amigas, con parejas, con tus familiares más cercanos… En base a eso elige modelito. Si es la cena de Navidad de la oficina tal vez debas dejar los escotazos y las mini faldas tipo ‘cinturón’ para otro momento. Eso no quita que te pongas mona monísima de la muerte, pero un poquito de ‘por favor’ al elegir qué ponerte. Si es con amigas, dale rienda suelta a tus ganas de lucirte y pasarlo bien y si te cuadra vete de compras para ir estrenando prenda. Que vais en parejas, a lucir más guapa que nunca para que tu novi@ pueda presumir de chic@ y viceversa, esperemos que él/ella haga lo mismo, ¿no?

Fundamental, los outfits para semejantes encuentros (Istock)

3. Con quién sentarte a comer

Para evitar al compañero pesado o a la jefa que no sabe dejar el trabajo en la ofi, mucho ojo antes de tomar asiento. Lo recomendable es entrar al salón lo antes posible y observar los movimientos: a izquierda va este, a la derecha la otra, al fondo está el boss… En cuanto los personajes a evitar ya estén colocados podrás decidir qué espacio ocupar. Es fundamental, ¿eh? Si quieres mantener la actitud positiva de la que os hablábamos al comienzo, sigue estos pasos que os damos. Cuando se trata de un encuentro familiar, más de lo mismo. Esta regla es válida para cualquier situación: localiza con quién no quieres estar y, una vez estos tengan su sitio, vete al lado totalmente opuesto.

4. Mucho ojo con el alcohol

En eventos como estos es fácil que bebamos más de lo normal y que pasemos de la cerveza o el tinto a los cócteles y las copas. Precaución, amigos fiesteros, si no queremos decir lo que no debemos o bailar con quien saltan chispas y que aquello acabe en un incendio. Entre las risas, el ‘ji, ji’ y el ‘ja, ja’ y las confidencias solemos tomar más de lo que estamos acostumbrados y eso al final pasará factura. Recuerda que a esa gente tendrás que volver a verla, sino al día siguiente, en la empresa, tal vez para nochevieja o en Reyes, si son familiares. No lo olvides o lo lamentarás.

Mucho ojo con el alcohol(Istock)

5. Que se avecina desmadre… nos vamos haciendo mutis por el foro

Es casi la única forma de cantar victoria. Llega un momento de la velada, ya avanzada la noche, en la que nada parece importar. Si te paras a mirar a tu alrededor podrás encontrarte todo tipo de ‘películas’: Esos dos que apenas se dirigían la palabra y que bailan reguetón como si no hubiera un mañana; otros que han pasado ya a la acción y que se confunden, no se sabe bien donde termina una persona y donde empieza la otra e incluso te cuesta reconocer a alguno de esos fogosos que pasan hasta de esconderse; otros enzarzados en una discusión, que si el Gobierno, que donde vamos a llegar, la crisis, la situación del mundo, lo injusto del planeta… ¡Eso promete!; y quienes han decidido recordar para siempre esta cena de Navidad porque decidieron decirse a la cara lo que unos pensaban de los otros.

Controla los tonteos a cierta hora (Istock)

 

Pues eso… ¡SÁLVESE QUIEN PUEDA!

Y por si te supo a poco puedes echar un vistazo a nuestro artículo Inspiración para lucirte en la cena de Navidad y ya si que sí este año, ¡será tu año!

 

Go Shopping

}); });