8 artículos (la mayoría de las veces) inútiles que las mujeres llevamos en el bolso
Cosas que haces mal al lavarte el pelo

Guia básica para el uso de la minifalda según tu edad

Repasamos aquellos consejos y comportamientos más extendidos en cuanto al uso de esta popular prenda.

Guia básica para el uso de la minifalda según tu edad
Compártelo:
Puntuación: 2 en 1 votaciones
-
Lady Art

La minifalda es esa prenda que genera un eterno debate entre sus seguidores y sus detractores desde que irrumpió en el mundo de la moda allá por los años 60 gracias a la actriz y modelo Twiggy y a la diseñadora Mary Quant hasta convertirse en todo un símbolo de liberación y de la cultura pop. 50 años después mantiene su protagonismo en muchos armarios femeninos y el debate sobre cómo se debe llevar según la edad ha recobrado impulso después de que mujeres de relieve como Brigitte Macron hayan recurrido a ella a sus 64 años para vestir en actos oficiales.

La guía básica de cómo llevarla según lo que diga tu carnet de identidad debe partir del sentido común y de la correcta adecuación al momento, al contexto en el que se quiere lucir y también a tus condiciones físicas. Una vez aplicado esto y de añadirle además una pizca importante de actitud y personalidad que es lo que requiere una prenda reivindicativa como ésta, puedes aplicar algunas reglas generales como estas.

Guía básica para el uso de la minifalda según tu edad (istock) Guía básica para el uso de la minifalda según tu edad (istock)

Hasta los 20 años

Los estudios dicen que las mujeres más jóvenes aún no compran las minifaldas más cortas. En esta edad, lo mejor es elegir modelos desenfadados, aunque no demasiado cortos; y combinarlos con deportivas y camisetas básicas.

Entre 20 y 30 años

En el primer lustro de esta década la mujer suele atreverse con las medidas más cortas. Es el momento de mayor liberación y la mujer debe plasmar lo que siente en su ropa. Además, suele coincidir con un momento de absoluta confianza en una misma así que da rienda suelta a tu imaginación. En cambio, hacia finales de la década, se entra en período de madurez por lo que suele alargarse la medida de las minifaldas elegidas. También los escenarios suelen ser diferentes, y hay que saber adaptarse a todos ellos. Por ejemplo, no es lo mismo la época universitaria que llegar a una oficina a trabajar.

Entre 30 y 40 años

La minifalda se convierte en un símbolo de poder y de reivindicación femenina aún mayor con el paso de los años. Una mujer que se atreve a ponérselas está desafiando a esa idea generalizada de que no se puede llevar más allá de los 30. Basta con llevarla por encima de la rodilla para que ya sea un gesto de mucha personalidad al contrario que en edades anteriores, por lo que no es necesario arriesgar con ella. Hay trajes de chaqueta espectaculares con falda.

Símbolo de poder y de reivindicación femenina (istock) Símbolo de poder y de reivindicación femenina (istock)

Entre 40 y 50 años

Recuerda siempre la regla del menos es más, que ya viene siendo importante en la década de los 30. Si enseñas por abajo no lo hagas por arriba así que es el momento de lucirlas junto a blusas y camisas y unos zapatos de tacón o bailarinas en su defecto si eres muy alta.

Más allá de los 50

Una ya lo tiene todo demostrado cuando llega a estas edades así que la liberación mental que suele acompañar a estas edades es clave también para atreverse con las minifaldas. Lo mejor en este momento es dejarte llevar por tus sensaciones y pensamientos y atreverte con todo lo que te apetezca que bien te lo has ganado.

 

Si te ha interesado puedes echa un vistazo a este Duelo de tendencias: ¿minifalda 70's o vestido largo boho?

Go Shopping

}); });