10 famosos que nunca reconocerás que te gustaron
Cosas que todas diríamos a nuestros ex si te pudieses sincerar

Instrucciones para hacer el amor en el agua

En el mar, en la piscina, en un jacuzzi, en una bañera de ensueño… Ahora que tenemos aquí el veranito, os animamos a sorprender a vuestra pareja con sexo más húmedo de lo normal.

Instrucciones para hacer el amor en el agua
Consejos para practicar sexo en el agua (iStock)
Compártelo:
Puntuación: 2.5 en 2 votaciones
-
Maria Sánchez

¿Quién no se ha imaginado alguna vez disfrutando con su pareja de una sesión no apta para menores de 18 años en el Spa de un hotel, entre chorros de agua, burbujas y espuma? Pues ahora es el momento para hacerlo realidad. En inViptus os damos unos consejos e instrucciones para que hacer el amor en el agua –bien en un jacuzzi, en la playa o en una piscina- sea una de las experiencias más placenteras que habéis vivido en lo que a sexo se refiere.

la playa puede ser un buen lugar (Unsplash) la playa puede ser un buen lugar (Unsplash)

 

    1. Siempre con protección. Hacer realidad la que puede ser una de nuestras fantasías eróticas no debería jamás hacernos bajar la guardia. Hay que evitar tanto embarazos no deseaos como ETS. Aquellas mujeres que tomen la píldora anticonceptiva u otros métodos femeninos, no tendrán especiales problemas en estas situaciones. Sin embargo, si optáis por el preservativo –el más seguro de todos- hay que tener en cuenta que se debe poner antes de entrar en contacto con el agua, para evitar que pueda romperse y la incomodidad de intentar colocarlo cuando el pene esté mojado.
    2. Lubricación. Es recomendable recurrir a geles lubricantes prácticamente en todas las situaciones de sexo acuático, pues, pese a lo que podamos pensar, el agua barre la lubricación natural del cuerpo femenino. Si además se utiliza condón, esta lubricación será especialmente necesaria. En tiendas especializadas puedes encontrar lubricante de silicona, que no es soluble en agua.
    3. Sexo oral. Es una de las prácticas favoritas de ellos y ellas. En el caso de que vayamos a disfrutarla en una piscina, cuidado con el cloro del agua, que es perjudicial para la salud. Lo aconsejable es aprovechar antes de la inmersión, para ir poniéndonos a tono, y hacerlo mientras ella o él están en el borde de la piscina. Unos preliminares directos, con la quinta marcha puesta…
    4. Relaciones en la playa. Si estáis pensando en emular esa escena de la película ‘De aquí a la eternidad’ y retozar a orillas del mar, no vamos a quitaros las ganas, ¿eh? Nuestra idea no es ser aguafiestas, pero tened en cuenta que el agua salada no es recomendable para la vagina y la arena puede provocar irritaciones en la piel. Ya, que sarna con gusto no pica, de acuerdo, pero también podéis combinarlo con alguna que otra postura sobre una toalla o bien directamente adentrándoos en el mar, como os contamos a continuación.
    5. Mar adentro: más comodidad, mayor placer. Teniendo en cuenta que flotamos en el agua y nos volvemos ligeros como una pluma, puede ser un medio perfecto para que nuestra pareja nos coja en brazos y penetre con facilidad. En el mar mucho mejor, pues el agua salada es más densa que la dulce y a nuestro cuerpo le cuesta más hundirse. Así que… ¡Todos a mojarse!

      Al atardecer siempre es un buen momento (Unsplash) Al atardecer siempre es un buen momento (Unsplash)

       

  1. Posiciones sexuales más recomendables. Por último, os dejamos referencias de algunas de las posturas que suelen ser especialmente placenteras en el medio acuático: el flotador, el chico coge a la chica a horcajadas, ella se estira sacando a flote la cabeza y el pecho y él va moviéndola por las caderas hacia dentro y hacia afuera, para la penetración; el abrazo, el hombre se sienta y la mujer se sitúa encima de él, abrazándolo con sus piernas; el caballito de mar, ideal para jacuzzi, que se realiza estando él sentado con las piernas estiradas, ella de espaldas a él y con el movimiento arriba y abajo.

Go Shopping

}); });