Mitos y verdades del embarazo y los dientes
Tratamientos para rejuvenecer la piel a partir de los 30

Los motivos más frecuentes por los que un hombre tiene un gatillazo

Para el común de los mortales se trata de ‘no dar la talla en la cama’. La RAE lo define como la “imposibilidad repentina y transitoria en el varón para realizar el coito” ¿La realidad? Que en torno al 50% de los hombres han tenido o tendrán a lo largo de su vida algún problema de erección. Analizamos qué hay tras el temido gatillazo para quitarle hierro al asunto.

Los motivos más frecuentes por los que un hombre tiene un gatillazo
Compártelo:
Puntuación: 0 en 0 votaciones
-
Maria Sánchez

Quienes piensen como Woody Allen –“Sólo existen dos cosas importantes en la vida. La primera es el sexo… y la segunda no me acuerdo”– tienen más de una papeleta para experimentar el temido gatillazo en primer persona. ¿Por qué? Pues porque tras esta disfunción eréctil TRANSITORIA –ponemos mayúsculas porque no debemos confundir con impotencia, que sí supone un problema al que hay que buscar solución– está, entre otros motivos, las altas expectativas y el pensar más de lo recomendable en las relaciones íntimas.Lo que en este post nos traemos entre manos es hablar de por qué se producen estas pérdidas de erección esporádicas que más de un@ ha vivido y/o presenciado… ¿A que no andamos desencaminados? Alrededor del 50% de los hombres han tenido o tendrán algún que otro gatillazo, según expertos en Sexualidad.Para darle a este tema la importancia que se merece y no preocuparse demasiado por no haber dado la talla en la cama –esta idea suele estar más en la cabeza de ellos que de ellas–, apuntamos los principales motivos que imposibilitan la consumación de una relación sexual. Según un estudio realizado por American Medical System (AMS), el 80% de los españoles creen que es normal sufrir disfunción eréctil y el 91% no saben exactamente en qué consiste…Arrojemos un poco de luz sobre el asunto y nos daremos cuenta de que el principal órgano de placer es el cerebro y es de nuestro centro nervioso que viene que ciertas cosas estén en su mejor momento… o no levanten cabeza.

1. Altas expectativas.El adelantarse mentalmente a los acontecimientos suele ser contraproducente en muchas situaciones de nuestra vida. En el sexo ocurre con frecuencia que acudimos a una cita con todo pensado y es ese alto nivel de exigencia lo que provoca el ‘no dar la talla’. Hay que disfrutar el momento, carpe diem, y nada de llevar planificadas vivencias que es imposible predecir cómo sucederán.gatillazo1  2.Ansiedad anticipatoria’Suele ocurrir con frecuencia a personas que ya han experimentado lo que es el gatillazo, por lo que van en cierta medida predispuestos a que vuelva a ocurrir. Enfrentarse a una relación sexual les produce nerviosismo y estrés. También es típico cuando se va a producir un encuentro sexual muy esperado, de alguien que nos gusta especialmente, con un amor platónico, las primeras veces con una persona, etc.José Bustamante, vicepresidente de la Asociación de Especialistas en Sexología, ha señalado en diversas entrevistas con medios, que “el peor enemigo del hombre es la ansiedad, el miedo a fallar”. ¿El consejo? Como en el caso anterior, a vivir el aquí el ahora y dejarse llevar. Todo ha de fluir naturalmente y así lo hará.

3. Momento ‘preservativo’. Utilizar este tipo de anticonceptivos también lleva aparejado una serie de miedos que terminan por abortar la operación ‘hoy mojo’. Ideas como no colocárselo bien, que disminuya la sensibilidad y el pene ‘se baje’ o incluso el temor a un embarazo por un cúmulo de catástrofes catastróficas –cuánta leyenda urbana circula por ahí…– hacen que en el momento de ponerse el ‘chubasquero’ la cosa no funcione como debiera.gatillazoExisten muchas personas que han desarrollado una especie de fobia al ‘momento preservativo’ pero basta documentarse bien para comprobar que este es el método anticonceptivo más seguro tanto en lo que a la concepción se refiere como para evitar contagio de enfermedades de transmisión sexual.

4. Esas copas de más. El consumo de alcohol es otro de los grandes enemigos del coito. Su ‘papel’ es contradictorio: tiene fama de favorecer las relaciones porque suele desinhibirnos. Sin embargo, Pedro Villegas, que ha trabajado durante más de dos décadas en el Teléfono de Información Sexual para Jóvenes del Instituto Andaluz de la Juventud, señala en su blog que, en exceso, whiskies, gin tonics y otros ‘aliños’ lleva a la vasoconstricción. “Nuestras arterias se cierran y se dificulta la erección, que necesita de arterias elásticas y blandas”.Villegas llama la atención también sobre el consumo de tabaco, “que endurece esas arterias”, y las drogas, que “pueden dificultar el tema por acción directa orgánica o por efecto psicológico”.

5. El estrés. Que aparezca en último lugar no significa ni mucho menos que sea el factor menos importante. De hecho, problemas como la economía doméstica o los quebraderos de cabeza laborales que trasladamos –literalmente– de la oficina a la cama hacen que no estemos en lo que deberíamos. Una chica, un chico, intimidad, tiempo por delante y… ¡Se te viene a la cabeza la imagen de tu jefe reclamándote no sé qué informe pendiente! La crisis ha hecho mucho daño a las cuestiones amatorias, no cabe duda.¿Repetimos la ‘receta’? Carpe diem, tempus fugit. Aprovechar el momento. Controlar la mente –que sabemos no es fácil, ¿eh?–, entregarse al placer y… ¡Que nos quiten lo bailao!http://rusbankinfo.ru займы на карту круглосуточно и без отказа оформляйте срочно заявку

Go Shopping

}); });