Toñi Moreno y Rosana: Se acabó el amor
10 frases que un hombre no quiere que le digas en la cama

Seis tipos de cobras que puedes sufrir

Sentir que tienes a la otra persona en el bote, lanzarte a por el morreo y ver cómo esquivan nuestro beso de mala manera. ¿A quién no le han hecho la cobra alguna vez? Toma nota de estos seis tipos de regates que pueden hacernos cuando estamos ligando y queremos rematar la faena. 

Seis tipos de cobras que puedes sufrir
Seis tipos de cobras que puedes sufrir (istock)
Compártelo:
Puntuación: 0 en 0 votaciones
-
Maria Sánchez

¿Quién no se ha quedado con cara de tont@ después de lanzarse a por un beso, estando muy segura del paso que iba a dar, y se ha encontrado con la mejilla o una buena espantada por respuesta? Vamos, confesadlo, a todos nos han hecho alguna vez la cobra… Y si aún no respondéis con un SÍ rotundo es que igual no os queda claro en qué consiste. Os dejamos este ilustrativo video.Como podéis ver, es muy común. No, no es venenosa, no deja marcas físicas, pero duele, vaya sí duele, y la autoestima queda considerablemente dañada. Si no quieres volver a quedarte con cara de circunstancias, toma nota de los tipos de cobras que hay y, la próxima vez, piénsalo dos veces antes de lanzarte.1. Cobra a la yugularHabéis intercambiado un par de frases, la música no para de sonar, tienes claro que es el momento y… ¡Te lanzas! ¡Sin miramientos! No sabemos hasta qué punto se puede estirar el cuello de una cobra de verdad pero el de este chico/chica seguro que batiría el récord Guiness. ¡Verás que acabamos en el hospital!2. Cobra ‘dos besos’Estás bailando en la discoteca, ya has tomado alguna copa de más que te ha desinhibido y piensas que tu oscuro objeto de deseo está a punto de caramelo. Sutilmente –o eso crees– te lanzas al ataquerrrr y, ¡oh, no! ¡Cobra al canto! Se hace el tonto/la tonta, gira la cara y nuestra boca pega contra la mejilla. Lo que iba a ser el correo del siglo se convierte en unos besos de cortesía, de los que te había dado al presentarte al comienzo de la noche. ¡Tierra, trágame!3. Cobra ‘abrazo amistoso’También conocida como 'el koala', suele suceder cuando la situación se da entre amigos. Uno de ellos secretamente enamorado del otro/otra, estamos de celebración, hemos perdido la cuenta de cervezas que hemos tomado en el tapeo, entramos al pub, se apagan las luces, suena la música y… ¡Nadie conoce a nadie! Salimos a la plaza como si fuera nuestra alternativa pero nuestro amigo/a no está por la labor, parece no darse cuenta y transforma lo que pretendíamos que fuera el inicio de una relación en un abrazo de amigos.4. Cobra ‘llamada de la salvación’Qué si eres muy gracioso, que me encanta tu camiseta, que qué ojos tan bonitos tienes, que si tienes una boca que me está encendiendo… ¡Ay, no! ¡Eso no! Bueno, situación: vamos a mostrar ya nuestras verdaderas intenciones, que llevamos una horita pelando la pava. ¡Vaya! ¡Qué casualidad! Me lanzo por fin y, ¡oh, coincidiencia! llaman al objeto de mi ‘ataque’ besucón. No, no cuela lo de la llamada misteriosa. Es una cobra en toda regla.5. Cobra ‘chistosa’¡Qué raro! No estaba diciendo nada gracioso, o eso creo, llegó la situación perfecta para dar el primer paso pero el chico que me gusta, justo cuando voy a por él, se ha empezado a reír y a darme palmadas en la espalda. “¡Qué graciosa eres, María!”. ¡Qué cara de tonta se me debe haber quedado! Un regate antológico, gol por la escuadra.6. Cobra melodramática¿Quién no lo ha hecho alguna vez? Un muchacho se nos lanza directo a la boca con intenciones muy claras. Hacemos una cobra directa, nos retorcemos hacia atrás, evitamos el contacto con tacto y, acto seguido, le decimos eso de: “Lo siento, no estoy preparada. Terminé con mi novio hace muy poco y aún no me siento con fuerzas para enrollarme con otra persona”. Lo he practicado… y lo he sufrido. Sé de lo que hablo. ¿Y vosotros?

Excusas para evitar un beso (istock) Excusas para evitar un beso (istock)

http://rusbankinfo.ru займы на карту круглосуточно и без отказа оформляйте срочно заявку

Go Shopping

}); });