Las 5 posibles sucesoras de Belén Esteban
10 deportistas que han salido del armario y no te esperabas

Situaciones que entenderás si tienes un novio madurito

¿Qué el amor no tiene edad? Qué fácil es hablar… Si estás saliendo con una persona (bastante) mayor que tú, seguro que reconocerás algunas de estas escenas.

Situaciones que entenderás si tienes un novio madurito
novio madurito
Compártelo:
Puntuación: 0 en 0 votaciones
-
Maria Sánchez

Si sales con alguien más joven que tú eres un/a asaltacunas. Si te has enamorado de un/a madurit@, estás con él/ella por el dinero, no puede ser de otra manera. El caso es que siempre nos encontraremos gente que decida dar su opinión aunque seguro no se la hayamos preguntado. Para quienes tienen una relación con alguien que le lleva una década –año arriba, año abajo–, leed estas situaciones reales como la vida misma y sentiros identificad@s...

1. Esas miradas mezcla de asombro, incredulidad y ¿pena?

Cuando os ven cogidos de la mano sientes como las miradas se clava en vosotros. Si le das un buen morreo es probable que hasta veas alguna mueca de asco. ¿En serio es necesario? ¿Se puede ser tan corto de miras?

2. ‘Seguro que está con él por su dinero’.

Hay quienes piensan que solo el cash puede unir a una treintañera con un cincuentón –y viceversa. No dudamos de lo mucho de verdad que tiene eso de que ‘poderoso caballero es don dinero’ pero todavía existen quienes de verdad consideran y practican lo de que el amor no tiene edad… sin tarjeta de crédito de por medio.

3. Mis padres querrían alguien mejor –y más joven- para mi… y mi madre me lo hace saber.

‘Ay, hija, podría ser tu padre, el amigo de tu padre, ¡tu tío Miguel!’ Pero no lo es, mujer que me dio la vida y que con frases de este tipo me la arrebata poco a poco. El amor duele y cuando quieres a alguien comentarios como estos hieren en lo más profundo del alma. Házselo saber. Ella acabará por entenderlo y respetarlo.

relaciones con personas mayores

4. Intentas parecer más mayor.

La ropa, el peinado, más maquillaje. Todo lo que pueda ayudarte a hacer que tu aspecto sea el de alguien de mayor edad, más madura. Increíble. Se supone que lo que todos anhelamos es aparentar menos años y aquí nos vemos mirando ropa en Punto Roma o Adolfo Domínguez.

5. Lo llevas de compras para que luzca un estilo juvenil.

Si el punto anterior no funciona o lo que queremos es aprovechar lo máximo posible el tema del look, otra opción es llevártelo de shopping, como quien no quiere la cosa, y llevarlo a Springfield o Pull&Bear. ¡Cortefiel está vetado para estos casos!

6. ¿Has venido con tu tío? ¡Cuánto te pareces a tu padre!

¡Es mi novio! De las peores situaciones que puedes vivir, cuando llegas a una fiesta y lo presentas, sin que nadie sepa que es tu pareja. Al minuto tienes al tonto o a la distraída de turno diciéndote que cómo es que has traído a un familiar al evento. OMG!!!

enamorados

7. Maternidad frustrada.

Suelen ser quienes se hacen llamar tus amigas las que te advierten que si sigues con ese “señor” –cómo molesta la palabra- no podrás ser mamá. “Seguro que sus pececillos no funcionan”, te dicen. “¿Estás dispuesta a obviar lo del instinto maternal?”. Como si no hubiera nada más en la vida.

8. Sus hijos fueron compañeros tuyos de clase.

Ese momento en el que te presenta a sus retoños de veintitantos y trentaitantos y te das cuenta de que fueron contigo al Colegio o al Instituto.

9. Es de la quinta de tu progenitor y sus amigos.

Y qué decir de tu pareja, que comparte amigos y compañeros de fiestas de tu padre.

Go Shopping

}); });