10 matrimonios famosos que empezaron con un adulterio
8 cosas que cambian en tu vida cuando tienes tu primer hijo

Tipos de pezones y lo que dicen de ti           

Son ‘culpables’ del placer que sienten las mujeres cuando alguien les acaricia el pecho y es una de las zonas que más atrae al sexo opuesto. Estos pequeños ‘botones’ son parecidos pero no iguales en todas las mujeres… ¿Quieres saber de qué tipo es el tuyo?

Tipos de pezones y lo que dicen de ti           
Los pezones casi como los colores. (iStock)
Compártelo:
Puntuación: 2.2 en 5 votaciones
-
Maria Sánchez

El pecho es una de las partes del cuerpo femenino que más atrae a hombres y a mujeres. Además, a los senos le corresponde algo tan importante como la lactancia y son fuentes de placer para ellas de manera directa y para ellos de forma indirecta. Si bien difieren notablemente en tamaño y forma, los pezones, que son esa especie de resortes que los coronan, también marcan la diferencia entre unas y otras.

Sin ir más lejos, se pueden contabilizar hasta ocho tipologías de pezones. Al menos así los clasifica la doctora Tsippora Shainhouse en un artículo para una conocida revista especializada en sexo y temas femeninos. Nosotros, para no pecar por exceso ni por defecto, os hablamos de cinco formas muy comunes y seguro que sabemos ponerle ‘etiqueta’ a nuestros ‘botoncitos’ del placer –al ser estimulados se genera una liberación de oxitocina que… OMG! Además, según cómo son estos también se puede deducir cómo somos a nivel personal, ¿te atreves a conocer esta clasificación e identificarte en ella?

El pecho es uno de las cosas que más atraen, pero...¿los pezones? (iStock) El pecho es uno de las cosas que más atraen, pero...¿los pezones? (iStock)

Pezón común

¿A qué llamaríamos ‘normal’? Pues a ese pezón de foto, que tal vez es el nuestro, ¿eh? En el que la aréola está marcada suavemente, con diferente tono del resto del pecho pero sin un excesivo contraste de color, y con la protuberancia (que es a lo que se le llama pezón) ligeramente sobresaliendo del resto.

Para quienes se reconozcan aquí, suelen ser personas normales, seguras de sí mismas y con la dosis justa y necesaria de pudor. Este es frecuente en mujeres tanto con mamas grandes como con pequeñas.

Pezón plano

En estos casos el punto y coma lo marca la apenas perceptible protuberancia que hace que el pezón se llame como tal. Al final lo que vemos es que no hay diferencia perceptible ni al tacto ni a la vista del pezón, que digamos está a la misma ‘altura’, en el mismo plano, que la aréola y el resto del pecho.

¿Qué dice de nosotros? Este tipo de pezón puede generar cierta inseguridad en las chicas, especialmente en la adolescencia. Al notar que el suyo es diferente al de sus amigas, compañeras e incluso con hermanas y su madre, puede generar confusión. Con la madurez se le quita importancia a algo que no tiene nada de significativo, la verdad.

Pezón invertido

Puede que, a simple vista, sea el más estrafalario pero es más frecuente de lo que se puede pensar. En estos casos, el pezón parece haberse ‘escondido’ y no querer asomar la cabeza. Es como si estuviera hacia dentro y la sensación que genera en quien lo ve puede resultar de extrañeza en un primer momento. Sin embargo, a nivel físico no supone diferencia alguna. La aréola muestra en el centro esa especie de resorte que parece ir hacia dentro y no hacia fuera.

Las personas que tienen pezón invertido suelen presentarse algo tímidas y recatadas en los primeros contactos sexuales por reparo a la reacción de la pareja con la que se va a compartir sexo. Son ideas preconcebidas y miedos que desaparecen con los primeros roces y subidas de temperatura… ¡No hay nada que temer, chicas!

Pezón retraído

En apariencia es muy parecido al anterior. La gran diferencia radica en que los pezones retraídos, cuando se estimulan, suelen emerger y presentan el aspecto de un pezón común. En el caso anterior esto no sucede. Tanto en este tipo como en el anterior existe la posibilidad de pasar por quirófano y darle una apariencia ‘normal’ con el bisturí.

La situación es similar a la anterior. Sin embargo, en aquellas mujeres con pezones retraídos el saber que con la estimulación toman una apariencia más ‘natural’ cambia la cosa y hace que las inseguridades y miedos sean menores. Eso les da un plus de confianza y naturalidad a la hora de establecer relaciones íntimas con alguien con quien tal vez no se tenga familiaridad.

Pezón hinchado

Y aréola hinchada. Son esos pezones que sobresalen mucho del pecho, de la superficie total del seno. Y no solo el pezón en sí, sino todo, junto con la aréola. Esto suele excitar bastante a algunas personas y es un tipo de pecho que despierta pasiones.

Las personas que tienen así los pezones suelen tener confianza en sí mismas, conscientes de que suele producir un efecto ‘very hot’ en su partenaire. Por lo general no acompleja a nadie, aunque está claro que las excepciones están ahí para algo…

Go Shopping

}); });